Bosque Adentro

Notas al disco Bosque adentro

Caminos de piedra (2012)
Las obras tituladas, Caminos de piedra (2012) está inspirada en la imagen un petrograbado reproducido del recién publicado libro, Una historia escrita en piedra: los petrograbados de Guayabo de Turrialba, escrito por varios autores y editado por la EUCR. El compositor, transfiere esta historia esculpida en piedra a una historia sonora, tomando el símbolo que aparece en forma de espiral S (todavía sin explicación por parte los científicos de nuestro tiempo). Mora, lo interpreta como el recorrido de la vida de un personaje imaginario, representado en el piano, que traspasa sus ciclos con los recuerdos de su niñez.

Caminos de la noche (2012)
Los caminos de la noche (2012) pertenece al ciclo compuesto por varias obras dedicadas a la mujer latinoamericana, cuyo inicio data del año 2009, con La Ascensión de Remedios, la bella, basado en el personaje de la novela de Gabriel García Márquez, Cien años de soledad.

Por su parte, la obra Los caminos de la noche está dedicada a la artista plástica costarricense Lola Fernández. Su obra pictórica, que lleva el mismo título, sirvió como punto de partida para idear una resonancia sonora, que Mora lo define como “un eco a las palabras y texturas del cuadro”, cuyo concepto se introduce en la obra por medio de las capas sonoras orquestales.

Ye Sulé I y II (2011)
Son dos obras que tienen un mismo origen. La primera, es escrita para piano, y la segunda, para ensamble de vientos, piano, arpa y percusión. Ambas están basadas sobre un canto femenino de la población indígena bribri, cuyo original se encuentra en el libro de Adolfo Constenla Poesía bribri de lo cotidiano: 37 cantos de afecto, devoción, trabajo y entretenimiento.

Un elemento llamativo radica en que el compositor, junto a estas dos composiciones, tiene otro grupo de piezas, que pertenecen a un mismo ciclo (Sula’ para viola y piano obligados, orquesta de cuerdas y percusión (2010); ¿Quién amanece? para flautín, ocarina y orquesta de cuerdas (2011) ), basados entres cantos de la misma fuente.
La variante melódica de estos tres cantos es similar, sin embargo, la base poética es diferente. No obstante, el compositor, usando el material como cita musical, lo interpreta creando diferentes espectros sonoros.

Bosque adentro I – II

Dos momentos musicales al inicio y final de esta compilación. Su sonoridad, con ocarinas e instrumentos de percusión, nos anuncia la cultura precolombina, y que tiene, una relación estrecha con el nombre del disco: Bosque adentro.
Por su dulce timbre y textura, estos instantes sonoros nos acercan a las imágenes nubosas, adentrándonos en la selva tropical, y en las fábulas de su gente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *