Narrativa de nuestro continente en el concierto de la Orquesta Sinfónica Nacional de Costa Rica

concierto en el teatro ruben dario Las cuatro obras que se presentarán en este concierto relatan las diferentes aproximaciones musicales a la historia de nuestro continente.
Primeramente, con ritmos del Caribe, la obra Curubandeando del compositor, clarinetista y miembro de la Orquesta Sinfónica Nacional, Vinicio Meza (1968). Sin duda, los sonidos de esta pieza nos remitirán al muy bien conocido salón de baile, y no en vano, porque el original de esta obra musical es conocida con el nombre Pa’ curubandé yo voy, escrita en los años 90 para afamado grupo tropical costarricense Los Brillanticos.

En Caminos de la noche del compositor y director Eddie Mora (1965), invitado de la Orquesta Sinfónica Nacional, nos abstraeremos en el realismo mágico latinoamericano. Esta pieza de un solo movimiento, comisionada y estrenada por la OSN en el año 2012, propone una de las principales características de esta tendencia literaria aplicada a la música: el goce de narración y la metamorfosis en los timbres orquestales.

La obra de José Pablo Moncayo Huapango se convirtió en la partitura más celebrada del repertorio nacionalista mexicano. Según la investigadora Yolanda Moreno Rivas: “el carácter inventivo y buena organización formal hacen del Huapango una pieza de concierto de la envergadura virtuosística de un Bolero de Ravel, mostrándolo con amplitud de recursos y una buena dosis de imaginación sonora”.

La última obra del concierto es la célebre Sinfonía No.9 de Antonin Dvorak (1841-1904), conocida como Del Nuevo Mundo. Esta obra fue compuesta en el año 1893 por este compositor checo, quien trabajó en los Estados Unidos durante un período de tres años. En su corta estancia, Dvorak se interesó por los cantos espirituales y la música nativa americana, cuya esencia intentó plasmar en la partitura musical. No se reconoce directamente a lo largo de toda la obra ninguna cita en particular. Pero sí, nos deja su visión europea sobre el alma de nuestro continente americano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *